Siempre es más fácil sumar que restar